5 mayo, 2022 Ignasi Conillas [admin]

Como mantener una pérgola bioclimática

Para garantizar la seguridad, duración y buen aspecto de tu pérgola bioclimática es esencial realizar un mantenimiento adecuado y al menos dos o tres veces durante el año, una sobre la primavera para prepararla para el calor y el sol, y otra en otoño, antes del invierno.

En algunos casos, puede aumentar la frecuencia del mantenimiento de tu pérgola según el entorno y clima de la vivienda, ya sea por la contaminación, la alta cantidad de nevadas o de lluvias, o una proximidad con el mar.

El aluminio, tu mayor aliado

El aluminio es un material muy resistente y, al mismo tiempo, fácil de limpiar. Escoger un material anticorrosivo es sinónimo de tener una ventaja en el mantenimiento de una pérgola que va a ubicarse en el exterior.

Cuando llega el buen tiempo, para poner a punto el funcionamiento y devolver toda la belleza a tu pérgola bioclimática, basta con pasar un simple chorro de agua para despejar las ramitas, las hojas y el polvo que se hayan acumulado durante todo ese tiempo.

En otoño, asegúrate de quitar las hojas secas que podrían obstruir las lamas y los canalones y obstaculizar la evacuación del agua de lluvia.

Es muy importante no limpiar la estructura ni las lamas con dispositivos de agua a alta presión (de tipo Kärcher), ya que pueden romper los componentes, detergentes (lejía, vinagre, etc.) y cepillos abrasivos, como cepillos de cerdas, puesto que tendría el efecto contrario al esperado, al dañar considerablemente el material.

Además de la limpieza con agua, el jabón negro aplicado con una bayeta suave o esponja húmeda es un producto muy conveniente que dará un acabado brillante a tu pérgola bioclimática.

pérgola-bioclimática-imago

Mantenimiento de los elementos de tu pérgola bioclimática

Lamas orientables

La puesta a punto de las lamas de tu pérgola puede realizarse con facilidad mediante una limpieza con agua y jabón. Puedes usar vinagre blanco si las manchas no salen fácilmente, pero debes asegurarte siempre de aclarar bien las lamas con agua para evitar su corrosión.

Es recomendable dejarlas abiertas en las épocas de caída de hojas o de nevadas para que no tengan que soportar mucho peso acumulado, ya que demasiado peso podría dañar la estructura o las lamas de la pérgola irreparablemente y tener que reponer las piezas dañadas.

Mecanismos de apertura y cierre

Es importante lubricar con regularidad las piezas mecánicas de la pérgola para optimizar su funcionamiento y para evitar su corrosión.

Canalones

Comprueba con frecuencia el estado de los canalones de la pérgola y retira cualquier elemento que obstaculice la evacuación del agua y pueda dañar los canalones. Es fundamental en periodos de primavera, donde las lluvias suelen ser más fuertes y pueden llegar a llenar los canalones para evacuar el agua de encima de la estructura.

Cristaleras y Cortinas

Si tu pérgola posee de cortinas de lona o cristales, aprovecha la primavera y el buen tiempo para lavarlos con agua y jabón y el aclarado con agua limpia. De este modo, tu pérgola quedará como acabada de instalar. Dependiendo del clima de tu zona y si lo necesitas, puedes repetir el proceso limpieza durante el verano.

pergola-bioclimatica-renson-aero-2020-12

  • Compartir: