1 diciembre, 2022 Ignasi Conillas [admin]

Un gimnasio en casa gracias a las pérgolas

¿Te imaginas tener tu propio gimnasio en casa? Pero no un par de pesas y una bici estática en una habitación en desuso. Un auténtico gimnasio en tu terraza o jardín, que te inspire, que te invite a hacer deporte y a cuidarte.

Si eres de los que no van al gimnasio con la excusa de que está lloviendo o porque está muy lejos, ¿por qué no aprovechar la terraza o jardín para crear tu propio gimnasio en casa?

A continuación, te mostraremos las ventajas de tener un gimnasio en casa, para que puedas disfrutarlo los 365 días del año. Un elemento primordial para generar un gimnasio en tu terraza: la pérgola.

Este es un elemento arquitectónico que no solo confiere al espacio un plus a nivel estético, también puede ofrecer un sinfín de ventajas relacionadas con la funcionalidad.

¿Cómo puedo tener un gimnasio en casa?

Las pérgolas son muy versátiles a la hora de generar zonas de sombra en espacios exteriores, reducen el impacto de la radiación solar -y por ende la temperatura del interior- son muy útiles durante cualquier época del año, protegiéndonos: del calor, la lluvia, el frío y el viento y ayudándonos a aumentar la vida útil del mobiliario de exterior.

Con la pérgola ganas un espacio extra en casa, y este es ideal para montar un gimnasio.

Si lo que quieres es tener un espacio más protegido, puedes seleccionar las pérgolas con cierre. Las pueden encontrar de muchos materiales, pero quizás los más utilizados sean las lonas o cortinas por su economía y sencillez de montaje. Puedes incluir un sistema eléctrico y con ello conseguirás una pérgola muy funcional, cómoda e ideal para ser empleada en momentos de intimidad. Las pérgolas de madera son probablemente las más usadas por la calidez que ofrecen frente a otros materiales. Los tienes de todos y cada uno de los estilos, desde rústico hasta vanguardista.

Un gimnasio en casa

Ventajas de tener un gimnasio en tu terraza:

  • Cuentas con más intimidad.
  • Tienen buena luz natural.
  • Aprovechamos el espacio para ganar una nueva área.
  • Puedes realizar tu actividad física sin tener que desplazarte.
  • Intimidad y ambiente.
  • Libertad de entrenamiento.
  • Sin horarios.
  • Vistas motivadoras.
  • Fácil mantenimiento e higiene.

Cómo organizar tu gimnasio en casa

Una vez has decidido dedicar ese espacio abierto al deporte, su propia planta y distribución te indicará cómo organizarlo para el entrenamiento. Los espacios más pequeños, son perfectos para instalar alguna máquina de aeróbico, como bicicleta estática, máquina de remo o cinta de correr, y complementar luego con elementos móviles y fáciles de guardar o almacenar: mancuernas, comba, esterilla para abdominales, banqueta de steps, etc.

En los espacios más amplios, como un gran porche o una terraza, puedes ir a por un equipamiento fijo de carácter más profesional, como varias máquinas de aeróbico y también bancos de pesas, o alguna que otra máquina de fitness que puedes incluso fijar a la pared. Tanto a pequeña como a gran escala dispones de muchas opciones para convertir ese espacio en un estupendo gimnasio.
Lo único que falta, es que tengas ganas de ponerte en forma, esperamos que nuestros consejos sean útiles para que puedas convertir ese espacio abierto en un entorno ideal para un gimnasio en tu terraza gracias a una pérgola.

Si quieres más información, no dudes en contactar on nosotros.

  • Compartir: