Los cerramientos de cristal para terrazas, jardines y balcones permiten que podamos disfrutar del espacio exterior durante todo el año, siendo especialmente útiles a la hora de protegernos del viento u otros fenómenos meteorológicos.

Pensados sobre todo para complementar nuestras pérgolas y terrazas, estos elementos abren un abanico de posibilidades decorativas sin igual, otorgándonos luminosidad y sensación de amplitud de espacio. Resultan, a su vez, muy funcionales, ya que nos ayudan a reducir gastos de climatización y aislarnos del ruido exterior.